#62 – Anécdotas grabando

¡Bienvenidos una semana más a Haciendo Vídeos!, el podcast en el que Augusto Castellano, Julio de la Iglesia y Francesc Barbero hablan de su trayectoria y día a día dentro del mundo audiovisual.

El tema de esta semana es: Anécdotas grabando, historias extrañas que les han pasado en rodajes y trabajos.

Este programa ha sido muy divertido, les han pasado de todo tipo de anécdotas y situaciones surrealistas, esperemos que os guste, y si has tenido alguna anécdota divertida o extraña en algún trabajo realizado, escribela en los comentarios del programa o envíanos un audio al correo hola@haciendovideos.com

No pueden faltar los tips de la semana, Julio nos recomienda llevar cables y accesorios de más incluso duplicados, nunca sabes que te va a faltar o olvidar. Augusto nos trae un canal de YouTube de trucos y técnicas de grabación con DSLR. Francesc aconseja pensar, parece que está pensativo.

Francesc lanza un nuevo podcast para las personas que tengan en mente hacer cursos online: Intructoresonline.es , te invitamos a que lo escuches!

Para acabar agradecen las valoraciones de 5 estrellas en iTunes, los likes y comentarios en Ivoox y YouTube. Y por último: que podéis seguir el programa en Facebook e Instagram.

1 comentario en «#62 – Anécdotas grabando»

  1. Os dejo una anécdota:

    En las fiestas de San Juan de 2018 estaba grabando las fiestas para el ayuntamiento. Tocaba grabar la hoguera y me metí en el perímetro mientras la preparaban los operarios. Me avisan de que no me acerque mucho y les digo que no, que soy muy «precavido» y que solo unos planos detalle y luego como la encienden. La gente mientras aprovechaba para darme sus papelitos con sus deseos para que los fuera echando a la hoguera para que se quemaran. Pues bien, llega el momento del encendido. Me acerco a la mecha, primer plano, empieza a prender y claro, tenía acelerante (gasolina supongo) y en eso que empiezan a subir unas llamas que ni en las puertas del averno. Cuando las llamas se elevaban a 3-4 metros de altura comienzo a sentir un calor ya bastante excesivo. Miro a los lados y no había nadie, los operarios habían abandonado el perímetro. Pero no solo eso, la gente que estaba alrededor también se habían ido y estaban como a 10 metros del perímetro acotado. Así que allí estaba «solo», en medio de la hoguera y casi quemándome. Procedo a salir pero el perímetro (bueno, eran vallas) estaban unidas con abrazaderas y no se podía salir de allí….al final salí sin mayor percance pero con un gran susto en el cuerpo (y luego el editor poca cosa puso).

    Saludos!

Los comentarios están cerrados.